A lanzar estiércol…

0
31

El PAN lo acusa de corrupto, de ser un priísta que se tuvo que vestir de todos colores, cambiando cada que su ambición lo ha cegado y la capacidad no le alcanza para ganar una candidatura, dicen que hay mil señalamientos en su contra en el sentido de que está aliado con la delincuencia, con los narcos, que también es amigo de Carlos Salinas de Gortari y además posee una fortuna que difícilmente podría comprobarla.

Exacto, hablan de Ricardo Monreal, ex gobernador de Zacatecas, ex priísta, ex del PRD, ex del PT y ahora coordinador de Morena en esta región, a quien acusan de perverso y arrastrado, de ser muy pesado para trabajar por lo que siempre ha intentado ganar querencias a base de cinismo, de acusar, del escándalo.

Los dichos del PAN son en defensa del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca a quien Monrel hizo señalamientos de estar metido en la elección favoreciendo a su Partido Acción Nacional.

Por supuesto que las acusaciones del ex gobernador zacatecano son parte de una campaña a favor de López Obrador, es parte de lo que estamos acostumbrados a ver en cada elección porque los políticos saben que el cinismo da resultados con algunos, más cuando no se corren riesgos.

Lo cierto es que si gana Morena en Tamaulipas la razón será el apoyo que Andrés Manuel López Obrador y su hijo están dando a los candidatos en el Estado, más real es que si pierde la culpa será de Monreal que quiere ganar votos al viejo estilo, echado en alguna parte del país, encerrado en algún restaurante o detrás de los micrófonos en una rueda de prensa o un video que se autoconstruye pero sin la mínima intención de trabajar, de organizarse políticamente, de construir una estructura que promueva y luego defienda el voto.

La historia, de este momento en cada rincón del Estado, es que de todos los candidatos de Morena tres son los que andan trabajando, uno, en primer lugar por ser el que más posibilidades de ganar tiene, es Adrian Oseguera, candidato a alcalde en Madero, el segundo es Américo Villarreal, candidato a Senador y el tercero el conocido como JR en Reynosa, estos dos últimos en la pelea pero sin muchas ganas, más confiados a que los arrastre la ola de López Obrador que con ganas de invertirle a una campaña, ignoramos donde hayan visto la fórmula pero es un hecho que quieren ganar sin arriesgar nada, colgados de la fama de su líder.

El resto de los candidatos de Morena en Tamaulipas han resultado muy flojos, dan la impresión de que se arreglaron con alguien, exacto, se parecen a algunos ex candidatos del PAN y PRD que en la época del gobierno priísta eran convencidos por el tricolor para llenar espacios, a veces para arrebatarle la estafeta al interior su partido a quienes realmente eran un problema y ya luego se iban a su casa con los bolsillos repletos, a esperar otra campaña que vender.

Mire, en Nuevo Laredo después de tener todas las posibilidades de ganar la elección hoy Ramón Garza Barrios es una caricatura de candidato, dicen que anda bastante tibio, sin ganas de triunfar, en Tampico y su zona conurbada salvo Oseguera en Madero, el resto ya se echó en la hamaca, en Victoria  y Reynosa andan como que quieren pero no se animan y en el resto de los municipios prácticamente los morenos son invisibles.

Por eso el escándalo de Monreal, porque han pasado de una situación con un panorama que resultaba halagador a otra donde dependerán de la suerte, se han caído por falta de trabajo, de ideas, por flojera de los candidatos o el miedo a ganar porque ya recibieron lo suyo o esperan recibirlo sin problema alguno y además con el engaño, dicen ellos que bien hecho, porque siguen aspirando a tener chamba en alguna delegación federal si es que gana López Obrador.

Monreal tiene tres o cuatro días publicando videos, acusando al gobierno de tener las manos metidas en el proceso, lo lamentable es que no presente una acusación formal, lo más triste es que todo parece indicar que solo habla porque es muy cínico y no le importa que su pasado, o el pasado de corrupción y delincuencia que le atribuyen los Diputados federales del PAN, lo desacrediten y lo exhiban.

La desgracia de los tamaulipecos es que el enviado de López Obrador solo venga a lanzar estiércol y que su medida nazca porque no tiene trabajo que exhibir ni ganas de hacerlo, también por problemas originados con los propios candidatos de su partido que no gustan de chambear o que quizá no lo quieran hacer porque así les conviene, el ex gobernador zacatecano sabe que los candidatos locales de su partido se caen en las encuestas y ahora quiere revivirlos con puro escándalo, lanzando estiércol aunque en ello ensucie a todos y sin prueba alguna.

@CENADeNegros1 le agradecerá un Me Gusta en su página de facebook y que nos siga en la cuenta de twitter @gatovaliente, además le dejo el correo electrónico a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here