Hojas de mango, muy buenas para bajar el azúcar en la sangre

También son útiles ante el hipo, problemas de garganta, dolores de oído...

0
108

México es un país que destaca por un sinfín de razones tanto culturales como naturales, tenemos una historia sumamente extensa y una biodiversidad enorme que nos sitúa en los primeros lugares en ambos aspectos.

Pero tristemente también destaca por una enfermedad muy propagada y que en lo particular, Yucatán está en las primeras filas, nos referimos a la diabetes. Desde la etapa pre-diabética debe procurarse tomar las precauciones necesarias para afrontar la misma. Si padeces de diabetes diagnosticada debes tener mucho cuidado con las actividades de tu día, especialmente las físicas y a la hora de comer, por eso te traemos un poco de información que hará maravillas de manera natural con el azúcar de tu sangre: las hojas de mango.

En la India, el mango es sin duda el rey de las frutas pues es consumido en grandísimas proporciones y de paso las hojas de su árbol, se consideran un remedio natural muy eficaz. Permiten el mejoramiento de la calidad de vida mientras reducen los niveles de azúcar.

Por otra parte, los nativos americanos les atribuían a las hojas propiedades de crecimiento de cabello. Para las personas que trabajan y que no pueden hacerse un té con las hojas, la alternativa es las hojas de mango secas en polvo y encapsuladas. Las hojas de mango mejoran la producción de insulina del cuerpo de manera natural y se encarga de una mejor distribución de la glucosa, la cual puede disminuir en gran medida los niveles de azúcar en la sangre.

Las cápsulas son bastante útiles para las angiopatías diabéticas, retinopatías y para tratar la hiperglucemia. La vitamina A que incluyen las hojas de mango mejoran la salud de tus ojos, la cual es muchas veces deteriorada por la diabetes, además de combatir otro síntoma como las constantes ganas de orinar y pérdida de peso sin explicación.

Útil para los que padecen resfriados, bronquitis y asma, además de pérdida de voz.

También son útiles ante el hipo, problemas de garganta, dolores de oído, curar quemaduras y baja presión arterial. No se recomienda para mujeres embarazadas o lactando.