“El Dedito” del presidente

0
10

Aun cuando ha dicho hasta el cansancio que no dará candidaturas a sus amigos, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha demostrado en los hechos todo lo contrario, «lo que diga su dedito» eso es lo que se tiene que hacer cuando se trata de definir candidaturas.
En todas las gubernaturas que ganó Morena en el 2018, llegaron sus cuates, y en el 2019, los dos estados que tuvieron elecciones, Puebla y Baja California, los candidatos fueron sus incondicionales: Miguel Barbosa y Jaime Bonilla.
El tema viene al caso porque en Tamaulipas y en todos los Estados en donde habría elecciones para gobernador en el 2021 y 2022, todos se preguntan quiénes podrán ser los candidatos de Morena, y la respuesta que aparece es que serán los que diga «el dedito» del presidente.
La tentación de ayudar al amigo, cuando se tiene todo el poder, es imposible vencerla, más cuando se trae en el ADN los genes autoritarios del viejo priismo. Andrés Manuel, no puede negar ni renunciar a su pasado.
Al margen de que Morena tengo o no posibilidades de ganar la gubernatura en el 2022, ¿quiénes son verdaderamente los amigos de Andrés Manuel en Tamaulipas que pudieran ser beneficiados por su «dedito»?.
Con boleto para entrar a la «tómbola» de Morena, están siete: el senador Américo Villarreal; José Ramón Gómez Leal, coordinador de los programas federales; Mario López, alcalde de Matamoros; Adrián Oseguera, alcalde de Madero; Héctor Garza González, Oficial Mayor de la SEP; Rodolfo González Valderrama, director de RTC; Carlos Canturosas, ex alcalde de Nuevo Laredo, más algunas sorpresas que pudieran surgir tanto del PRI como el PAN.
Los seis quieren ser y no lo ocultan; a todos los conoce el presidente y sabe de su trabajo, y de sus aspiraciones, incluso de sus alcances, ¿pero quiénes de ellos, tienen el afecto del inquilino de Palacio Nacional?.
Por las referencias, sólo hay tres: Héctor Garza González, Américo Villarreal y Rodolfo Valderrama, en ese orden. Los demás son amistades circunstanciales, inclusa la de Américo queda en ese rango. Su cercanía era más con el padre de este, con quien tuvo una relación de afecto, sin embargo es un aspirante que puede estar entre los finalistas.
Partiendo de esta realidad, y viendo las posiciones que tienen en el gobierno federal, Héctor Garza (que maneja un presupuesto anual solo en la Oficialía, de 700 mil millones de pesos) y Rodolfo González Valderrama en la RTC (que tiene un manejo de presupuesto de 5 mil millones de pesos) reflejan el grado de responsabilidad y de confianza que el presidente tiene sobre ellos, y eso sería una pequeña muestra de lo que pudiera suceder en el 2022.
Andrés Manuel tiene una opinión de privilegio sobre el tampiqueño Rodolfo González Valderrama, quien fue uno de los tres tamaulipecos en los que confió, siendo candidato presidencial, para construir en Tamaulipas una estructura (que luego se perdió) de más de 2 mil comités que le dieron a Morena 800 mil votantes para todos sus candidatos en el 2018.
El 17 de octubre del 2018 durante un acto en la Laguna del Carpintero, López Obrador se expresó así de Rodolfo:  “Está aquí con nosotros, un abogado extraordinario, politólogo con especialidad en Derecho, que es de Tampico y va a estar conmigo trabajando, Rodolfo González”.
La diferencia entre González Valderrama y Héctor Garza, es que el tampiqueño es menos mediático y se maneja de un perfil muy bajo. El reynosense por su parte es el que más movilidad trae en todo el Estado y está aprovechando toda la estructura de las escuelas de todos los niveles para hacer presencia y política de cara a la sucesión del 2022.
López Obrador, ha dicho del Héctor Garza, que es «una persona preparada, honesta y limpia que no pertenece a los grupos tradicionales que le han hecho daño a Tamaulipas».
Desde la Oficialía Mayor, Hector Garza, hace no solo tareas relacionadas con las educación sino que atiende encargos personales de carácter político del presidente.
Aun faltan dos años para que el panorama de la sucesión, y Morena, que hoy está muy de capa caída en el tema de dirigencias y estructuras, pero desde hoy se pueden ir haciendo apuestas para a sucesión. Una de las ventajas de Hector Garza, es que ya jugó como candidato en el 2016, y eso le gusta a López Obrador: «ir por las revanchas».
Para quienes les gusta hacer pronósticos, aseguran que la lucha en el 2022 en Tamaulipas podría darse entre reynosenses. Maki Ortiz, Gerardo Peña e Ismael García Cabeza de Vaca por el PAN, y Héctor Garza Gonzalez por Morena. Lo veremos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here