Habladores…

0
15

Tener las ciudades que los ahora alcaldes nos prometieron cuando andaban en campaña se antojó un sueño guajiro, nos dibujaron un mundo tan perfecto que desde lejos se les veía que eran mentiras, cierto es, resulta el mismo sueño, el mismo anhelo de hace dos años, o más, que cambia y le detalló.

Recuperar la paz, tranquilidad, el poder recorrer las calles de nuestras colonias, ir a emborracharse con familiares o amigos, salir de parranda a la cantina o ya por lo menos a un baile con la novia, así como hace unos 10 o 15 años y conseguir la felicidad, como lo prometieron muchos en sus campañas, se sabía que era pura lengua, cualquiera que le entienda un poco al tema social les olía sus mentiras, conocía que era una oferta falsa porque los municipios ya ni policías tienen, sus presupuestos son limitados y, le insisto, el daño no se cura con más balas, ni más policías, soldados, marinos o federales, no, para conseguir ese deseo se requiere que los padres de familia hagan lo que les corresponde además de la participación decidida de todas las autoridades y no le hablo de las que portan pistola sino de las que tienen que ver con educación, salud, desarrollo social y desarrollo económico.

Claro que también es un tema municipal lograr la tranquilidad de nuestra gente, si los Alcaldes trabajaran sabrían ser la autoridad más cercana al pueblo y deberían tener un diagnostico real de lo que acontece, ejido por ejido, colonia por colonia, calle por calle e incluso casa por casa y partiendo de ahí diseñar las políticas públicas que mejor resultado pudieran dar en todos los ámbitos, sin embargo a la fecha la mayoría de las administraciones municipales son simulación, saqueo y mentira, muchos ni siquiera viven en sus municipios y otros no escuchan al pueblo porque se la pasan encerrados.

Por fortuna existe la excepción a la regla, unos cuatro o cinco alcaldes que caminan las calles de nuestras ciudades todos los días y da la impresión de trabajar, pero son los menos y es una suerte que a usted le toque uno de esos cuando debería ser una obligación.

El comentario viene a colación porque en Nuevo Laredo empezaron los informes municipales, el alcalde de allá, Enrique Rivas, ofreció lo que para él son triunfos, la verdad es que ese municipio se cocina aparte y con todos sus problemas tiene avances.

A Rivas le van a seguir los otros 42 alcaldes, todos van a presentar informes tan alegres, tan amplios y tan llenos de triunfos que por unos 30 o 40 minutos le harán creer al pueblo que vivimos en ciudades de primer mundo, como las de Europa, sin baches, con una recolección de basura eficientes, con más empleos y bien pagados, vaya, que casi alcanzamos el paraíso.

Es obvio que en el reglón de trabajo existen unos alcaldes más movidos que otros pero es más real que falta mucho por hacer en casi todas nuestras ciudades, de entrada, deberían empezar a hablar con verdad al pueblo, decirnos lo que podemos esperar de ellos para su segundo y último año aunque eso, júrelo, no sucederá.

Hay administraciones que se distinguen por el constante acercamiento de sus alcaldes con la gente, Nuevo Laredo es una de ellas, Adrian Oseguera parece otro de ellos, los alcaldes de Matamoros y Tampico también tienen buena dinámica, no le digo que las cosas en esos municipios estén bien, es obvio que les falta mucho por hacer pero andan en la calle y quizá sean casos excepcionales, porque además saben que la reelección existe y por lo menos tienen que dar esperanza a la gente para lograr ese objetivo y, con todo y ello, es un hecho que si recibieran calificación del pueblo créame que muchos los reprobarían y la mayoría no les pondrían más alá de un siete u ocho.

Le insisto, nuestras ciudades no se parecen en casi nada a lo que nos ofrecieron por la simple razón de que parecía la oferta una misión imposible, de puros habladores, era más engañar al pueblo en una cacería de votos que una oferta real, en algunos casos no se avanza y no hay ni voluntad de hacerlo como en Victoria, lo que si es que será muy interesante escuchar a todos ellos en sus informes y sería magnífico que el pueblo  se diera su tiempo para revisar el documento, contrastarlo con la realidad, para eso y no para otra cosa pueden servir esos eventos, más útiles serán si vamos pensando que muchos de los ahora presidentes buscarán un puesto de elección popular en dos años, es más, algunos hasta cínicamente querrán la reelección o ser gobernadores, ahí la importancia de darnos tiempo para evaluarlos.

Coloque en el buscador de facebook @CENADeNegros1 y le agradeceré me regale un Me Gusta y que nos siga en la cuenta de twitter @gatovaliente, además le dejo el correo electrónico a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com