City gana una final y devuelve la emoción a la Premier

El Liverpool encajó su primera derrota liguera del curso en un partido muy intenso

0
22
Foto: @aguerosergiokun

Hay finales tras las que no te dan ningún trofeo pero que se saborean igual que un título. Partidos como los que le ganó el Manchester City al Liverpool en el Etihad, un encuentro que podía haber dejado la Premier League vista para sentencia en enero. De ahí la trascendencia. Pero ocurrió todo lo contrario, porque el campeonato queda más abierto que nunca después de que el campeón avisara al aspirante de que no había dicho su última palabra en el torneo.

Dicen las estadísticas que no hay nadie en el mundo como Klöpp a la hora de descifrar a Guardiola. El alemán es ese miembro de la banda imprescindible que se encarga de agarrar el estetoscopio y empezar a auscultar la caja fuerte con atención. Es el Charlize Theron de The italian job, sólo que en el Etihad no le dejaron entrar su herramienta y le acabó costando muy caro.

Es el Liverpool un equipo eléctrico, de los que no deja respirar a su rival, pero no debió pagar la última factura de la luz porque ante el City se vio a un equipo temeroso y expectante, aparcada la ambición en casa salvo en un pequeño tramo de la fría noche de Manchester. Todo lo contrario que su rival, cierto es que mucho más necesitado por su situación en la clasificación, pero no por eso se le debe restar ni un ápice de mérito a la actitud de los hombres de Guardiola, mucho más hambrientos que los reds.

Apostó de nuevo el técnico catalán por uno de los últimos conejos que han aparecido en su chistera. Acuciado por las bajas en las bandas, Laporte volvió a ejercer de lateral izquierdo con notable rendimiento, aunque sin pisar demasiado el campo contrario. Tampoco le hace falta al City, al que le sobran argumentos con estilistas como Sané o Sterling.

Con los dos equipos más vistosos de la Premier sobre el césped, el espectáculo se resintió por la tensión que se vivió. La primera parte podría haber sido digna de cualquier final, con una intensidad brutal y un gran respeto entre ambos. Un gran juego de pies entre dos púgiles que intentaban marcar terreno.

Estiró el balón su toalla en campo del Liverpool, mucho más cómodo en esa playa que en la de enfrente. Pero el City no podía superar la barrera de Van Dijk, capaz de cortar todos los centros que le pasaban por delante, convertido el holandés en uno de los mejores centrales de la actualidad, sino el mejor.

El City alcanzó el descanso con ventaja en el marcador gracias a una maniobra genial de Agüero en el área pequeña, no sin antes haber sufrido de lo lindo después de que Mané se topara con el poste y de que Ederson y Stones protagonizaran la acción más surrealista del año. Un rebote que no acabó en gol por literalmente milímetros, como demostró la tecnología. Una jugada aislada pero que a punto estuvo de costarle muy cara al equipo local.

Con su vitola de invicto en peligro, intentó Klöpp volver a girar la cerradura a ver si escuchaba el click. La entrada de Fabinho le dio más presencia en el centro del campo a un Liverpool al que ahora sí se le veía con ganas de buscar las cosquillas a Ederson. De hecho, los reds lograron el empate en una jugada marca de la casa. Pase de lado a lado del lateral derecho, Alexander-Arnold, al lateral izquierdo, Robertson, y centro al primer toque que remató con la cabeza a placer el enrachado Firmino.

Sonreía de nuevo la banda del Liverpool con la caja fuerte a punto de abrirse. Pero justo entonces sonó la alarma y todos esos sueños se esfumaron. La conducción de Sterling la finiquitó Sané con un zurdazo mágico, que chocó con el poste antes de acariciar la red. Recuperaba el mando el City y la Premier cogía aire.

Si no hubo ataques al corazón en la grada en los últimos minutos fue un milagro, convertidos Ederson y Alisson en claros protagonistas con su buen hacer. Gracias a ellos no huno más goles y la clasificación se aprieta. El City recuperó la segunda plaza, a cuatro puntos del Liverpool. Hay liga, vaya si hay liga.

Ficha Técnica

Manchester City, 2 – Liverpool, 1

Manchester City: Ederson; Danilo, Kompany (Otamendi, m.88), Stones, Laporte (Walker, m.86); Bernardo Silva, David Silva (Gundogan, m.65), Fernandinho; Sané, Sterling y Agüero.

Liverpool: Alisson; Robertson, Van Dijk, Lovren, Alexander-Arnold; Milner (Fabinho, m.57), Henderson, Wijnaldum (Sturridge, m.86); Mané (Shaqiri, m.77), Salah y Firmino.

Goles: 1-0. Agüero, m.40, 1-1. Firmino, m.64, 2-1. Sané, m.72.

Árbitro: Anthoy Taylor amonestó a Kompany (m.31), Laporte (m.47) y Bernardo Silva (m.89) por parte de los locales y a Lovren (m.20), Wijnaldum (m.38) por parte de los visitantes.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo primera jornada de la Premier League disputado en el Etihad Stadium de Mánchester. EFE

Con información de La Vanguardia

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here