Protegen producción de chile contra plagas

Humberto Vázquez Ramírez, representante estatal Fitozoosanitario e Inocuidad Agropecuaria Acuícola y de la SENASICA, comentó que estas acciones se realizan para proteger las más de 200 mil toneladas que se cosechan al año en el estado.

0
15

Por Antonio de la Cruz.

CIUDAD VICTORIA, Tamaulipas.

Cada año los productores de chile de Tamaulipas, tienen la obligación de realizar una veda de 60 días, sin sembrar por cada ciclo, con el fin de que se puedan instalar trampas en los predios y evitar el ataque de plagas como el “Picudo”, que afecta a este tipo de cultivos.

Humberto Vázquez Ramírez, representante estatal Fitozoosanitario e Inocuidad Agropecuaria Acuícola y de la SENASICA, comentó que estas acciones se realizan para proteger las más de 200 mil toneladas que se cosechan al año en el estado.

Comentó que estas medidas se toman con el objetivo de evitar la infestación de la plaga del picudo del chile, por lo que se han reforzado las medidas preventivas de vigilancia, además que endureció los requisitos para la siembra del cultivo en Tamaulipas.

“Ahora los productores deberán dejar un periodo de dos meses o 60 días, sin sembrar entre ciclo y ciclo, pues solo de esta manera se evitara el contagio”, aseguro.

Dijo que las medidas se toman principalmente en los municipios de Xicoténcatl, Altamira, Mante, González, Gómez Farías, Antiguo y Nuevo Morelos, Llera, Ocampo y Aldama.

“La fecha de veda para la siembra para las diversas especies de chile, serán del 15 de mayo, al 15 de julio, por lo que entre estas fechas no se deberá sembrar para evitar la creación de focos de infestación de la plaga del picudo”, explicó.

Además de los 60 días de periodo entre ciclo de establecimiento, en adelante los propietarios, usufructuarios, arrendatarios u otro que tenga la intención de sembrar chile, está obligado a presentar ante la  SENASICA el aviso de inicio de siembra y la certificación correspondiente con cinco días previos a dicha siembra.

“También estará obligado el productor a la instalación de una trampa amarilla por cada cinco hectáreas para la captura del picudo”.

Destaca que la plaga del picudo o barrenillo del chile, es un insecto que afecta los frutos haciendo que adquieran un color amarillo, aunque este daño por alimentación no afecta la calidad de los chiles secos, sí lo hace con los chiles para enlatar o para consumo en fresco.